Controladores biológicos ayudan a mejorar cultivos de maca en la región Junín

Los controladores biológicos permiten reducir el poder destructivo de las plagas agrícolas y lograr una mayor y mejor producción de maca en la región Junín, informó Senasa.
Los controladores biológicos permiten reducir el poder destructivo de las plagas agrícolas y lograr una mayor y mejor producción de maca en la región Junín, informó Senasa.

La aplicación de controladores biológicos permitió la mejora en la producción de maca orgánica en la región Junín, en los Andes centrales de Perú. Su uso se concretó gracias al trabajo conjunto de productores asociados y el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) de Junín. El control biológico es un método no contaminante y económico, que consiste en la represión de las plagas mediante sus enemigos naturales, para impedir o reducir las pérdidas o daños ocasionados por los organismos nocivos en los campos de cultivos (plagas agrícolas), y que además contribuye a producir alimentos inocuos.

El trabajo que realizan los servidores del campo del Senasa, en el predio piloto de maca en la provincia de Junín, empezó a desarrollarse hace dos años con la difusión y capacitación en el uso y manejo de dos controladores biológicos: Beauveria bassiana para el control de áfidos o pulgones, y Trichoderma para el control de rhizoctonia, agente que causa la pudrición del cultivo, y el hongo fusarium sp. Este controlador (Trichoderma) permite, además, que la raíz del tubérculo sea más profunda y absorba todos los nutrientes del suelo. Este controlador biológico fue aplicado en 80 hectáreas de cultivo.

“Como agricultores, desconocíamos el manejo cultural para prevenir la presencia de plagas y enfermedades de la maca; sembrábamos y esperábamos la cosecha, pero cuando disminuyó la producción nos dimos cuenta que lo aprendido con Senasa nos sirvió para identificar lo que dañaba nuestros cultivos”, expresó Pablo Luna Aguilar, representante de la Asociación de Productores Agropecuarios Junín.

Luna Aguilar indicó también que en los campos de cultivo donde se aplicaron los controladores biológicos ha mejorado la producción de maca, con cuatro toneladas del producto en fresco y una tonelada en seco, a comparación de las tres hectáreas donde no se hizo uso de los controladores y solo se cosechó 100 kilogramos de maca seca. La maca (Lepidium peruvianum) es un tubérculo andino con un sinfín de propiedades medicinales y nutritivas. En la provincia de Junín, este producto se siembra a 4,240 metros sobre el nivel del mar.

Su siembra se realiza en terrenos accidentados y agrestes, de difícil acceso al agua, los mismos que producen diferentes ecotipos que se diferencian por el color externo de la raíz, ya sea amarillo, blanco cremoso, rojo, morado, negro o plomo. El ecotipo más frecuente es el de color amarillo, y el de color negro es el más valorado por sus componentes nutricionales.

Adicionalmente, el Senasa capacitó a más de 270 agricultores de la región Junín durante el primer semestre del año, en el uso y manejo de controladores biológicos, los mismos que son utilizados en cultivos como el café, maca, kion, plátano, cítricos, cacao, gladiolos, yuca, hortalizas y maíz.